Comenzó la Campaña de Patentes 2018

Como en años anteriores, B’nai B’rith Chile invita a sumarse a la campaña Permisos de Circulación 2018. En esta ocasión, al igual que el año pasado, nuestra contribución va destinada a la Municipalidad de Pudahuel.

Esta campaña cuenta también con el patrocinio y participación de la Comunidad Judía de Chile.

La Dirección de Tránsito de Pudahuel ya ha iniciado el proceso de pago de Permiso de Circulación año 2018, trámite obligatorio que se realiza cada año y tiene como plazo hasta el 31 de marzo.

Hay dos opciones para realizar el trámite:

  1. Quienes ya tienen el Permiso de Circulación en Pudahuel, y
  2. Quienes lo tienen en otras comunas.
Ambas modalidades se pueden hacer online, que es la forma más rápida de renovar el Permiso de Circulación. El servicio está habilitado para el pago y traslado de patentes desde cualquier comuna a través del siguiente enlacehttps://goo.gl/6sEfvG (seleccionar “Pudahuel”).
Este año, el aporte de la campaña patentes está asociado a la construcción del “Parque de la Infancia de Pudahuel”, que se encuentra en su etapa inicial. El proyecto responde a los requerimientos de los mismos vecinos de la comuna, fue diseñado de manera participativa y tiene por objetivo lograr que 150 mil personas tengan acceso a la recreación, con diseño inclusivo, iluminado, juegos segmentados por edad y más.

Emotiva ceremonia del Día Internacional de Recordación de las Víctima del Holocausto

Con un solemne acto realizado el miércoles 31 de enero, se conmemoró el Día Internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto en el Salón de Honor del ex Congreso Nacional, organizado por B’nai B’rith D. 27 y la Comunidad Judía de Chile, CJCh, con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores. La efeméride recuerda la liberación del complejo de campos de exterminio de Auschwitz-Birkenau, sucedida el 27 de enero de 1945 y fue establecida por la Organización de Naciones Unidas, ONU, en el año 2005.

El encendido de seis velas en recordación de los seis millones de judíos asesinados durante la Segunda Guerra Mundial dio comienzo a la actividad. Autoridades nacionales y comunitarias, acompañadas de sobrevivientes de la Shoá residentes en Chile, hicieron encendido de las luminarias. Cabe destacar la participación en el encendido de las velas así como en el acto en general del Ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza; del Subsecretario de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros, y del Cardenal, Arzobispo Ricardo Ezatti, que dan cuenta de la relevancia de esta ceremonia, que es a la vez una de las actividades centrales en el calendario beneibritiano.

Luego del encendido de las velas, dos de los sobrevivientes presentes, Uri Sharony y Gunther Seelman, entregaron sus testimonios. Sharony recordó lo que llamó su “Holocausto personal” y relató cómo una vez liberado junto a sus padres del Ghetto de Transnitria, al volver a su hogar en Rumania, se encontraron en la puerta con un cartel que decía “Este departamento no puede ser usado salvo por sus dueños, porque está bajo la protección del Consulado de Chile”, gracias a la intervención del ex cónsul chileno Samuel del Campo.

Gunther Seelman, en tanto, recordó que “tras la Noche de los Cristales Rotos mi abuela me llevó a observar las ruinas aún humeantes de la histórica sinagoga de Aache. En la madrugada mi padre fue detenido y llevado al campo de concentración de Buchenwald, junto a muchos más. En 1939, nos refugiamos en Holanda y, una vez desatada la guerra, partimos a Chile en busca de libertad”. En el país, luego del Golpe de Estado de 1973, fue detenido y enviado a Isla Quiriquina, saliendo luego al exilio gracias a acción de otros diplomáticos.

A continuación de la invocación de “El Malé Rajamim” a cargo del Rabino Eduardo Waingortin, Capellán judío en La Moneda, tomó la palabra Benjamín Pupkin, Vicepresidente de la CJCh, quien en su discurso se preguntó por qué es un deber recordar a las víctimas de la Shoá y planteó que “este feroz hecho de la historia debe servirnos como lección para saber cómo conducirnos en el presente y manejarnos en el futuro”, porque “es nuestro deber, nuestra obligación elevar la voz y evitar que horrores como éste vuelvan a suceder”.

Como todos los años, en esta ceremonia de conmemoración se hizo entrega del Premio “Luz y Memoria”, que fue otorgado al Dr. Christian Beals del Campo, sobrino nieto del ex Cónsul de Chile en Rumania Samuel del Campo, “Justo entre las Naciones”, quien entre los años 1941 y 1945 -aun en contra de las instrucciones del propio gobierno de la época- entregó cientos de visas y pasaportes chilenos a judíos de Rumania y Polonia que estaban siendo perseguidos por los nazis. Se estima que la acción temeraria y valerosa de Del Campo salvó a unos 1.400 judíos de la muerte en los campos de concentración y que, además, gracias a sus gestiones se protegieron las propiedades de decenas de familias judías, como lo recordó el sobreviviente Uri Sharony.

Hicieron entrega del premio Benjamín Pupkin y Jaime Fuchs, Presidente de B’nai B’rith, quien posteriormente destacó la gran asistencia a la ceremonia, en la que participaron representantes de diversos estamentos de la sociedad chilena así como representantes comunitarios y miembros de distintas filiales de B’nai B’rith, y la excelente conducción de la misma a cargo de Jorge Zeballos, Director Ejecutivo, y Myriam Berant, su asistente. “Fue un acto muy bien logrado y que cumplió con el objetivo de recordar solemnemente la memoria las víctimas de la Shoá y de honrar a los sobrevivientes, que son el testimonio vivo de la misma”, comentó.

El Subsecretario Riveros, en tanto, en su intervención señaló que “no hay dudas de que la mantención de la memoria es la que permite que las comunidades no vuelvan a repetir aquellos hechos que le han causado tanto dolor”.

Hablando a los sobrevivientes, destacó cómo “estos testimonios de vida y de memoria histórica como los que hoy día hemos escuchado nos han permitido comprender y acercarnos a una parte sustancial de la historia de la humanidad, y a su vez –en el sentido del acto que nos convoca- a historias individuales como la de quienes conocemos como “Justos entre las Naciones”, este grupo de extraordinarias personas que frente a la situación de los judíos en el Holocausto decidieron que a pesar de ser de una nacionalidad y religión diferentes, no podían quedarse impertérritos antes dicha realidad, optando por ayudar a salvar vidas humanas, muchas veces yendo en contra de la política de su gobierno, de sus autoridades, o incluso arriesgando su propia vida. Estas muestras de calidad humana son las que se vuelven necesarias de rescatar ante tan traumáticos acontecimientos”.

La ceremonia concluyó con la inauguración de la exposición itinerante “Más allá del deber”, realizada por la Embajada de Israel en Chile, en la que se honra a diplomáticos distinguidos como “Justos entre las Naciones”. Como explicó Jonathan Bar-El, Primer Secretario de la embajada, para Israel -que se fundó sólo tres años después del término de la Segunda Guerra Mundial- la recordación de las víctimas de la Shoá es una tarea fundamental y está a cargo de su organismo oficial, que es Yad Vashem.

Respecto del acto, Adolfo Gelerstein, miembro del Comité Ejecutivo, resaltó que “hemos luchado para darle significado a esta fecha y, en mi opinión, esta ceremonia lo logró”. En tanto, el reconocimiento a Samuel del Campo le pareció un gesto de justicia para quien “arriesgó todo; si existieran más “Samueles Del Campo” estoy seguro de que viviríamos en un mejor planeta”

Distrito 23 entrega Premio DD.HH. de B’nai B’rith al Presidente Jimmy Morales

Una placa a nombre de B’nai B’rith fue entregada el pasado jueves 25 de enero al Presidente de Guatemala, Jimmy Morales, por la valiente decisión de mover la embajada de Guatemala a Jerusalem.

En sus palabras dijo: “Lo decidimos porque creemos que es lo correcto”. Efectivamente lo es. Tanto para un estado soberano como Israel, que puede decidir donde poner su capital, como para un estado soberano como Guatemala, que puede decidir donde pone su embajada.

En representación de la B’nai B’rith D. 23 asistieron los QQ.HH. Marcelo Burman,Eduardo KohnSammy Eppel y Alberto Jabiles.

Documentos sobre el espionaje nazi en Chile, en línea

El viernes 5 de enero, con la presencia de Emma De Ramón, Directora del Archivo Nacional; Adolfo Gelerstein, en representación del Comité Ejecutivo de B’nai Brith D. 27; Ana María Tapia, Presidenta de la Fundación para la Preservación de la Memoria del Judaísmo Chileno, a la que pertenece el Archivo Histórico del Judaísmo Chileno, y Judith Riquelme, directora del mismo, presentaron el proyecto de conservación, restauración e investigación histórica de documentación del Departamento 50 de la Policía de Investigaciones (PDI), sobre las redes de nazis que operaron en Chile, entre los años 1937 a 1947.

Esta documentación debiera considerarse de alta importancia y por primera vez podrá ser conocida por el público general. Se trata de 13 cuadernos que incluyen informes, oficios, telegramas, fichas policiales, declaraciones, pasaportes, carnet de militantes y fotografías, entre otros documentos. Este material fue identificado, higienizado, restaurado, digitalizado y encuadernado, con el propósito de facilitar la preservación de los archivos originales y su consulta en línea a través del sitio web del Archivo Nacional.

El Archivo Histórico de la Memoria del Judaísmo Chileno considera un privilegio el haber sido socio en esta tarea de rescate y puesta en valor de dicha documentación.

Los documentos están en Internet a disposición de quien quiera conocerlos con fines de investigación o simplemente revisar su contenido. Los interesados pueden acceder al sitio en la siguiente dirección: www.archivonacional.cl/616/w3-article-77097.html