Historia de B’nai B’rith

B’nai B’rith es una organización internacional que reúne a judíos de todos los orígenes para servir a las comunidades en las que viven, bajo el lema “Benevolencia, Amor Fraternal y Concordia”.

Fue fundada en 1843 en Nueva York. Ese año, doce jóvenes inmigrantes judíos alemanes decidieron fundar una sociedad iniciática que se basara en las enseñanzas del judaísmo y que estuviese libre de todo dogmatismo. Esta asociación desarrollaría un mutuo entendimiento y respeto entre todos los segmentos de la comunidad judía.

En aquella fecha los judíos de los Estados Unidos provenían mayormente de Europa y debían enfrentar los desafíos de la migración y las nacientes sombras del nacionalismo antisemita.

La Orden Fraternal B’nai B’rith fue fundada para unir a los judíos de buena voluntad, y “promover sus más elevados intereses y los de la humanidad”, como una organización laica, políticamente apartidaria y transversal en términos religiosos.

La visión de B’nai B’rith puede resumirse en tres grandes pilares:

Crecer: Desarrollándose como individuos, como judíos y como ciudadanos del país; reafirmando y cultivando la propia identidad judía.

Servir: A todas las personas en contextos críticos en todo el país, contribuyendo con lo mejor de los talentos y habilidades para hacer del mundo un mejor lugar para la convivencia humana.

Actuar: Para el fortalecimiento de sociedades más sanas, justas, pluralistas y no discriminatorias; en pro de la continuidad, seguridad y de los derechos del Pueblo Judío y del Estado de Israel.

Los pilares sirven de guía para sus miembros y los trabajos y proyectos que realizan.

Después de un crecimiento considerable en Estados Unidos y Canadá, el primer grupo B’nai B’rith fuera de Norteamérica fue fundado en la ciudad de Berlín, en 1882, donde se expandió por Europa. En 1888 se fundó la Jerusalem Lodge en el Imperio Otomano.

Mesa Directiva de B’nai B’rith Jerusalem, en 1925.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, B’nai B’rith contribuyó al rescate y restablecimiento de la vida judía en la destruida Europa, organizando un Distrito grande que abarcara la región, a la que siguió luego otro en América Latina.

El Distrito 27 (Chile, Perú y Bolivia) comenzó sus actividades con la instalación -en octubre de 1936- de la Logia Pacifico N° 1.235 en Santiago de Chile, bajo el mallete rector del QH Nissim Pérez.

Convención Distrito 27, circa 1940.

El presidente del Distrito 27 de B’nai B’rith es Jaime Fuchs Steier, quien es asistido por un Comité Ejecutivo. Asimismo hay una serie de comisiones que se ocupan de proyectos específicos: Comisión Pro Becas Educación Superior, Comisión de Ayuda Social, Comisión de Asuntos Públicos y Comisión de Hasbará (Diplomacia Pública).

Actualmente, B’nai B’rith está presente en más de 50 países, incluyendo América Latina, Australia, Canadá, Cuba, Estados Unidos, Europa, Israel, Nueva Zelandia y Sudáfrica, y cuenta con cerca de 500 mil miembros.

En Israel, en tanto, B’nai B’rith Internacional cuenta con un Centro Mundial ubicado en Jerusalem, capital del estado judío. El World Center organiza misiones internacionales a Israel y además mantiene el vínculo de las logias a través del mundo con los eventos y líderes israelíes.

Ceremonia de conmemoración del Heroísmo Judío, en el Día del Holocausto (Iom Hashoá), organizada por el World Center y el Keren Kayemet Le Israel, en el Bosque de los Mártires de B’nai B’rith (mayo de 2017).

El antisemitismo en alza hizo que en 1913 B’nai B’rith fundase la Liga Antidifamatoria (Anti-Defamation Leage, ADL), institución pionera en la defensa de los perseguidos por la discriminación arbitraria.

En este siglo también, la juventud empezó a ingresar de forma mayor a la educación superior, entre ellos los estudiantes judíos. Esto hizo que B’nai B’rith sustentara, en la década de 1920, la que hoy es la más importante organización universitaria judía del mundo, Hillel Foundation, y el mayor movimiento juvenil judío de los Estados Unidos, BBYO.

Para B’nai B’rith la idea de ayudar a otros es el centro de su trabajo. Siempre bajo el marco de realizar sus responsabilidades como buenos ciudadanos, y es por eso que se han desarrollado programas y proyectos para el beneficio de todos los segmentos de la comunidad.

De este desarrollo, surgió el trabajo -a través de su Consejo de Gobernadores- de promover todos los fines humanitarios de las Naciones Unidas, realizar investigaciones sobre la vida judía en el mundo y actualmente ser una activa ONG en la ONU, en el Consejo de DD.HH. en Ginebra, y en Organización de Estados Americanos en América Latina.

Delegación de B’nai B’rith Internacional en una visita al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, año 2016.

Además, B’nai B’rith ayuda de forma activa a las víctimas de desastres naturales y políticos. Campañas destacadas se cuentan con ocasión del huracán Mitch, la entrega de medicamentos al sistema público argentino, los terremotos de Salvador, de la India y Haití, el tsunami en Asia, los terremotos en Chile, los incendios en Haifa, la ayuda a los civiles de Kosovo, entre muchas otras iniciativas.

B’nai B’rith Argentina efectuó la donación de medicamentos por un valor de 1,2 millones de dólares a 58 hospitales de 12 provincias, en julio de 2017.

Mapa de impacto de B’nai B’rith. Más información acá: http://www.bnaibrith.org/timeline-2018.html