Entradas

B’nai B’rith presente en el Aniversario de la 15ª Compañía de Bomberos de Valparaíso

El miércoles 30 de mayo se realizó la tradicional Sesión Solemne por el 45° Aniversario de la 15ª Compañía de Bomberos de Valparaíso Bomba Israel. En la oportunidad, se entregaron premios e incentivos por años de servicio a voluntarios y cadetes. Terminada la premiación, se invitó a los presentes a un vino de honor.

La vinculación de la Bomba Israel de Valparaíso con la Comunidad Judía de Chile y con B’nai B’rith es de larga de data: el carro para combatir el fuego que utiliza la compañía fue donado por la comunidad; el material retardante del fuego que utilizan en sus llamados fue donado por miembros de nuestra organización, la Comision de Acción Social de B’nai B’rith donó un computador para los cadetes.

Asistieron a la conmemoración en representación de nuestra Hermandad Moisés Müller, de Filial Kineret, y Jorge Zeballos, Director Ejecutivo de B’nai B’rith.

En la foto, de izquierda a derecha, Freddy Kristjanpoller, Presidente de la Comunidad Judía de Viña del Mar; Carlos Cea, Director de la 15ª Compañía de Bomberos de Valparaíso Bomba Israel, y el QH Jorge Zeballos, Director Ejecutivo de B’nai B’rith. Para ver la galería completa de fotos, hacer click acá.

Emotiva ceremonia del Día Internacional de Recordación de las Víctima del Holocausto

Con un solemne acto realizado el miércoles 31 de enero, se conmemoró el Día Internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto en el Salón de Honor del ex Congreso Nacional, organizado por B’nai B’rith D. 27 y la Comunidad Judía de Chile, CJCh, con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores. La efeméride recuerda la liberación del complejo de campos de exterminio de Auschwitz-Birkenau, sucedida el 27 de enero de 1945 y fue establecida por la Organización de Naciones Unidas, ONU, en el año 2005.

El encendido de seis velas en recordación de los seis millones de judíos asesinados durante la Segunda Guerra Mundial dio comienzo a la actividad. Autoridades nacionales y comunitarias, acompañadas de sobrevivientes de la Shoá residentes en Chile, hicieron encendido de las luminarias. Cabe destacar la participación en el encendido de las velas así como en el acto en general del Ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza; del Subsecretario de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros, y del Cardenal, Arzobispo Ricardo Ezatti, que dan cuenta de la relevancia de esta ceremonia, que es a la vez una de las actividades centrales en el calendario beneibritiano.

Luego del encendido de las velas, dos de los sobrevivientes presentes, Uri Sharony y Gunther Seelman, entregaron sus testimonios. Sharony recordó lo que llamó su “Holocausto personal” y relató cómo una vez liberado junto a sus padres del Ghetto de Transnitria, al volver a su hogar en Rumania, se encontraron en la puerta con un cartel que decía “Este departamento no puede ser usado salvo por sus dueños, porque está bajo la protección del Consulado de Chile”, gracias a la intervención del ex cónsul chileno Samuel del Campo.

Gunther Seelman, en tanto, recordó que “tras la Noche de los Cristales Rotos mi abuela me llevó a observar las ruinas aún humeantes de la histórica sinagoga de Aache. En la madrugada mi padre fue detenido y llevado al campo de concentración de Buchenwald, junto a muchos más. En 1939, nos refugiamos en Holanda y, una vez desatada la guerra, partimos a Chile en busca de libertad”. En el país, luego del Golpe de Estado de 1973, fue detenido y enviado a Isla Quiriquina, saliendo luego al exilio gracias a acción de otros diplomáticos.

A continuación de la invocación de “El Malé Rajamim” a cargo del Rabino Eduardo Waingortin, Capellán judío en La Moneda, tomó la palabra Benjamín Pupkin, Vicepresidente de la CJCh, quien en su discurso se preguntó por qué es un deber recordar a las víctimas de la Shoá y planteó que “este feroz hecho de la historia debe servirnos como lección para saber cómo conducirnos en el presente y manejarnos en el futuro”, porque “es nuestro deber, nuestra obligación elevar la voz y evitar que horrores como éste vuelvan a suceder”.

Como todos los años, en esta ceremonia de conmemoración se hizo entrega del Premio “Luz y Memoria”, que fue otorgado al Dr. Christian Beals del Campo, sobrino nieto del ex Cónsul de Chile en Rumania Samuel del Campo, “Justo entre las Naciones”, quien entre los años 1941 y 1945 -aun en contra de las instrucciones del propio gobierno de la época- entregó cientos de visas y pasaportes chilenos a judíos de Rumania y Polonia que estaban siendo perseguidos por los nazis. Se estima que la acción temeraria y valerosa de Del Campo salvó a unos 1.400 judíos de la muerte en los campos de concentración y que, además, gracias a sus gestiones se protegieron las propiedades de decenas de familias judías, como lo recordó el sobreviviente Uri Sharony.

Hicieron entrega del premio Benjamín Pupkin y Jaime Fuchs, Presidente de B’nai B’rith, quien posteriormente destacó la gran asistencia a la ceremonia, en la que participaron representantes de diversos estamentos de la sociedad chilena así como representantes comunitarios y miembros de distintas filiales de B’nai B’rith, y la excelente conducción de la misma a cargo de Jorge Zeballos, Director Ejecutivo, y Myriam Berant, su asistente. “Fue un acto muy bien logrado y que cumplió con el objetivo de recordar solemnemente la memoria las víctimas de la Shoá y de honrar a los sobrevivientes, que son el testimonio vivo de la misma”, comentó.

El Subsecretario Riveros, en tanto, en su intervención señaló que “no hay dudas de que la mantención de la memoria es la que permite que las comunidades no vuelvan a repetir aquellos hechos que le han causado tanto dolor”.

Hablando a los sobrevivientes, destacó cómo “estos testimonios de vida y de memoria histórica como los que hoy día hemos escuchado nos han permitido comprender y acercarnos a una parte sustancial de la historia de la humanidad, y a su vez –en el sentido del acto que nos convoca- a historias individuales como la de quienes conocemos como “Justos entre las Naciones”, este grupo de extraordinarias personas que frente a la situación de los judíos en el Holocausto decidieron que a pesar de ser de una nacionalidad y religión diferentes, no podían quedarse impertérritos antes dicha realidad, optando por ayudar a salvar vidas humanas, muchas veces yendo en contra de la política de su gobierno, de sus autoridades, o incluso arriesgando su propia vida. Estas muestras de calidad humana son las que se vuelven necesarias de rescatar ante tan traumáticos acontecimientos”.

La ceremonia concluyó con la inauguración de la exposición itinerante “Más allá del deber”, realizada por la Embajada de Israel en Chile, en la que se honra a diplomáticos distinguidos como “Justos entre las Naciones”. Como explicó Jonathan Bar-El, Primer Secretario de la embajada, para Israel -que se fundó sólo tres años después del término de la Segunda Guerra Mundial- la recordación de las víctimas de la Shoá es una tarea fundamental y está a cargo de su organismo oficial, que es Yad Vashem.

Respecto del acto, Adolfo Gelerstein, miembro del Comité Ejecutivo, resaltó que “hemos luchado para darle significado a esta fecha y, en mi opinión, esta ceremonia lo logró”. En tanto, el reconocimiento a Samuel del Campo le pareció un gesto de justicia para quien “arriesgó todo; si existieran más “Samueles Del Campo” estoy seguro de que viviríamos en un mejor planeta”