Visión y Misión

VISIÓN

El Distrito 27 (Chile, Perú y Bolivia) es parte de la organización fraternal judía, B’nai B’rith International, establecida en Nueva York el año 1843 bajo el lema “Benevolencia, Amor Fraternal y Concordia”.

La actividad filial en el Distrito se inicia con la instalación en octubre de 1936 de la Logia Pacifico N° 1.235 en Santiago de Chile, bajo el mallete rector del QH Nissim Pérez.

La visión de B’nai B’rith puede resumirse en tres grandes pilares:

Crecer: Desarrollándose como individuos, como judíos y como ciudadanos del país; reafirmando y cultivando la propia identidad judía.

Servir: A todas las personas en contextos críticos en todo el país, contribuyendo con lo mejor de los talentos y habilidades para hacer del mundo un mejor lugar para la convivencia humana.

Actuar: Para el fortalecimiento de sociedades más sanas, justas, pluralistas y no discriminatorias; en pro de la continuidad, seguridad y de los derechos del Pueblo Judío y del Estado de Israel.

Los pilares sirve de guía para sus miembros y los trabajos y proyectos que realizan

Estructura B’nai B’rith, Distrito 27

Las oficinas del Distrito se encuentran en Santiago de Chile.

El actual presidente del Distrito 27 de B’nai B’rith es Jaime Fuchs Steier, quien es asistido por un Comité Ejecutivo. Asimismo hay una serie de Comisiones que se ocupan de proyectos específicos.

MISIÓN

La Declaración de Principios de la B’nai B’rith Internacional dice:

“La Organización B’nai B’rith se ha impuesto la misión de unir a los judíos en la tarea de cultivar sus más elevados ideales y los de toda la humanidad; de preocuparse del desarrollo y la elevación del carácter moral y espiritual del pueblo de nuestra fe; de inculcarle los más puros principios de filantropía, honor y patriotismo; de fomentar el desarrollo de las ciencias y las artes; de aliviar las angustias de los pobres e indigentes; de visitar y atender a los enfermos; de socorrer a las víctimas de las persecuciones y de proteger y asistir a las viudas y los huérfanos, conforme a los más altos principios de la humanidad.”

Cada actividad o proyecto busca cumplir tareas diferentes pero el lazo de unión será siempre: el desarrollo de la cultura, ciencia y civilidad de la sociedad en la cual se insertan los miembros de B’nai B’rith.

Para B’nai B’rith la idea de ayudar a otros es el centro de su trabajo. Siempre bajo el marco de realizar sus responsabilidades como buenos ciudadanos, y es por eso que se han desarrollado programas y proyectos para el beneficio de todos los segmentos de la comunidad.

La B’nai B’rith se distingue por el hecho que tiene una base muy amplia y por ende da cabida a todo judío que se interese por la continuidad y el fortalecimiento de la vida judía en todas partes del mundo, la educación de la juventud, el reforzamiento del Estado de Israel, la defensa contra el antisemitismo, la filantropía, el respeto al judío en su respectivo país y la participación de éste en el desarrollo del país respectivo.

B’nai B’rith es la única organización judía internacional basada en el individuo y la relación fraternal entre ellos. B’nai B’rith es una organización de voluntarios, en la cual la fraternidad es un importante medio para llegar a fines básicos para la existencia y el desarrollo del pueblo judío en las diferentes partes del mundo.